El entrenamiento no solo es bueno para el cuerpo, ¡también lo es para la mente! Esto se debe a que el ejercicio estimula la liberación de endorfinas, sustancias químicas producidas por el cuerpo de forma natural que desencadenan emociones positivas. Ejercitarse de forma regular también ayuda a mejorar la calidad del sueño, lo que a su vez resulta en la disminución del estrés y la fatiga.

Incluso el yoga y la meditación han demostrado fomentar el mindfulness (consciencia plena), que ayuda a mejorar la concentración, el estrés y el estado de ánimo, especialmente cuando se combina con ejercicio regular y una correcta nutrición.

¿Listo(a) para animar tus pasos? ¡Ponte en acción con este entrenamiento de 10 minutos que mejorará tu estado de ánimo!