Con el cambio de la mayoría de nuestras actividades al ámbito digital durante estos últimos meses, nuestras vidas parecen girar en torno a los celulares, las computadoras, y, para algunos, las estaciones de trabajo improvisadas en donde no las había antes. Adaptarse a esta nueva normalidad puede implicar un cambio completo en la rutina; por ello, te brindamos nuestros mejores consejos para aprovechar al máximo tu espacio de trabajo en casa.

Crea el entorno ideal, arreglando el espacio de manera que refleje tu personalidad y las cosas que te hacen feliz. Considera colocar fotografías de tus amigos y familia, adornos que te hagan sentir feliz y aromas relajantes. 

La ergonomía es importante. Organiza tu espacio de trabajo de manera que te permita sentirte cómodo y relajado, evitando la tensión o el estrés innecesarios.

Si hay desorden, hay estrés. Mantén un espacio libre de desorden para lograr una mayor productividad, eficiencia y creatividad.

Una hidratación adecuada y tus bocadillos favoritos pueden ayudarte con el enfoque a lo largo del día; por eso, mantén una botella de agua y algunos bocadillos cerca.

Divide tu productividad en sesiones breves, con un temporizador y enfócate durante el tiempo designado (45 minutos de trabajo, 15 minutos de descanso para levantarte, estirarte, hidratarte o incluso llamar a algún amigo). 

¡La música puede hacer la diferencia! Buscar una estación o lista de reproducción que se ajuste a tu manera de trabajar es muy importante. Cuando piensas en escuchar las canciones de tu jornada laboral cada día, la carga se vuelve mucho más manejable.

Y como es muy probable que pases mucho tiempo en tu lugar de trabajo, ¡recuerda limpiarlo y desinfectarlo constantemente!