¿Quieres sentirte más alerta? Para mantener tu energía mental y concentración, tienes que consumir los alimentos correctos, a la hora correcta.

Un cliente recientemente me dijo que sufría de “confusión mental”. “No puedo concentrarme porque no tengo energía mental.” Ella se preguntaba, “¿es algo que estoy comiendo?” Probablemente. Pero más que seguro, es lo que no estás comiendo que hace que carezca de energía. Como estudiante a tiempo completo y nueva madre de familia, sus hábitos alimenticios son erráticos, por lo general siempre está comiendo cuando va de salida, y depende del café para obtener energía. Sin los alimentos correctos para darle al cerebro la energía que necesita, ella no puede esperar tener la energía mental necesaria para estar siempre alerta.  

La próxima vez que te falte energía mental, y sientas que no puedes poner dos oraciones juntas, piensa de nuevo. ¿Qué fue lo último que comiste? ¿Has consumido suficientes líquidos? El saltarte comidas, las comidas poco equilibradas y la deshidratación pueden bloquear tu energía mental y concentración. (Y no te olvides que dormir y descansar lo suficiente es también parte de la ecuación).

¿Cómo los alimentos afectan tu energía mental?

¿Qué es energía mental? La energía mental tiene diferente funciones, incluyendo tu estado de ánimo y tu motivación, así como tu concentración y atención. Cuando tu motor mental toma impulso, es probable que tu dieta tenga algo que ver. Entonces, aquí están algunas “ideas para pensar”.

¿Qué comer para mantener la energía mental todo el día?

Los carbohidratos alimentan al cerebro
La glucosa es lo único que alimenta a las células del cerebro, y se derivan de los carbohidratos en tu dieta. Después de procesarlos durante la digestión, los carbohidratos entran el sistema sanguíneo como glucosa (el azúcar de la sangre). Debido a que el cerebro esta activo 24/7, tiene demandas grandes de energía—más grandes que cualquier otra célula en el cuerpo. Y debido a que las células del cerebro, las neuronas, no pueden almacenar glucosa, el cerebro necesita una provisión continua. Mantén los carbohidratos saludables, las frutas, verduras y granos enteros, para darle al cerebro la energía que pide. Estos alimentos altos en fibra toman tiempo en digerir, lo que produce una distribución gradual de glucosa al cuerpo. Por otro lado, una comida alta en carbohidratos refinados, como alimentos altos en azúcar o almidón, pueden tener el efecto opuesto en el organismo. Debido a que estos alimentos se digieren rápidamente, puede que experimentes un alza rápida de azúcar en la sangre, seguido por una baja rápida. Esa baja de azúcar rápida puede hacerte sentir cansado mentalmente.

El cerebro quiere alimentos durante intervalos regulares
Debido a que el cerebro requiere una fuente de glucosa constante, es importante que comas durante intervalos regulares durante el día para evitar un desplome de energía. Intenta consumir comidas pequeñas cada 3 o 4 horas.

Tu cerebro necesita desayuno
Existen muchos motivos por los que el desayuno es importante, y darle la energía que necesita a tu cerebro es otro de los motivos. Mientras estabas dormido, tu cerebro estaba ocupado quemando energía durante las horas de la noche, y en horas de la mañana, el tanque amanece vacío. Hazle un favor a tu cerebro y comienza tu día con un desayuno que incluya carbohidratos saludables y proteína.

Las mejores proteínas para tu cerebro
A pesar que tu cerebro no utiliza proteína directamente para alimentar tu cerebro, utiliza amino ácidos, derivados de la proteína que consumes, para fabricar importantes sustancias químicas del cerebro. La tirosina, por ejemplo, es un amino ácido (que se encuentra en las aves de corral, el pescado, productos lácteos y los frejoles de soya), que el cuerpo utiliza para fabricar una substancia química llamada dopamina que promueve la actividad cerebral y la alerta. Otro amino ácido llamado triptófano (que también se encuentra en los mariscos, las aves de corral, los productos lácteos y los frejoles de soya), también es necesario para producir otro químico cerebral llamado serotonina, que produce un estado de tranquilidad y satisfacción.

Las mejores bebidas para el cerebro
Cuando el cuerpo se encuentra deshidratado, puede afectar tu nivel de energía y estado de ánimo. Una deshidratación leve reduce la concentración y el enfoque, y cuando te sientes sediento, es porque tu energía mental ya ha sido impactada. El agua es una opción maravillosa pero el café y el té, con moderación, también son opciones. Las bebidas con cafeína pueden ayudarte con la concentración, pero tienes que ser inteligente. No debes ignorar tu dieta o simplemente depender de la cafeína para ayudarte durante el día. Necesitas mantenerte hidratado y comer correctamente. Y, monitorea tu reacción a la cafeína que estás consumiendo. Si te mantiene despierto toda la noche o hace que te sientas nervioso, puede que necesites reducir la dosis. El utilizar cafeína para obtener energía durante el día, no será de mucha utilidad si te mantiene despierto durante la noche.

Redactado por Susan Bowerman, M.S., R.D., C.S.S.D., F.A.N.D.— Directora de Educación y Capacitación Mundial sobre la Nutrición