No tienes que aumentar de peso durante las fiestas de fin de año. Aquí te mostramos cómo evitar comer en exceso durante esta temporada.

Aumentar de peso durante las fiestas de fin de año puede considerarse como algo “obvio”. Cuando te enfrentas a una temporada que dura cerca de un mes, con las comidas típicas de estas fechas, es fácil pensar, “¿quién no aumenta unas cuantas libras?”. Aumentar de peso durante las fiestas de fin de año no tiene que ocurrir, pero muchas personas suponen que así será. Y pensar de esa forma podría provocar muchos problemas. Si estás convencido de que aumentar de peso durante esta temporada es inevitable, probablemente no harás mucho para evitarlo.

¿Por qué es tan fácil aumentar de peso durante las fiestas de fin de año?

En tu vida diaria probablemente puedes nombrar una o dos situaciones que sabes que te llevarán a comer en exceso. Tal vez comes demasiado cuando estás estresado o durante los fines de semana. Cuando solo tienes uno o dos factores detonantes que controlar, probablemente puedes hacerlo bastante bien la mayor parte del año.

Pero cuando llega la temporada de fin de año, no solo tienes uno o dos motivos que pueden provocar que comas de más. De hecho, si enumeráramos dichos factores detonantes que nos conducen a comer en exceso (y justo eso haré), parecería que es imposible evadirlos durante la temporada festiva. Y esto dura varias semanas. Visto de esa manera, es sorprendente que no aumentemos más libras durante esta temporada.

enrichual products

 

8 motivos por los que comemos en exceso durante las fiestas de fin de año

  • Comidas más largas. Las comidas de las fiestas de fin de año tienden a ser más relajadas. Pero mientras más tiempo pases en la mesa, más probabilidades tienes de comer. Sin pensar, te sirves otra cucharada de papas o una segunda rebanada de pastel. Para indicar que terminaste de comer, lleva tu plato a la cocina o saborea una menta.
  • Consumo de alcohol. Una o dos bebidas alcohólicas pueden hacerte perder tus inhibiciones, provocando, a menudo, la actitud de “¡qué importa, son las fiestas de fin de año!” Tu mejor defensa en esta situación es limitar la cantidad de bebidas alcohólicas que planeas consumir y apegarte a dicho límite, alternando las bebidas alcohólicas con bebidas sin calorías.
  • Variedad de comidas. Mientras más variedad de alimentos tengas en tu plato, más probabilidades tienes de comer. Esto se debe a que les toma más tiempo a tus papilas gustativas aburrirse. Para controlar esta situación, puedes limitar la cantidad de opciones que vas a consumir o, si vas a comer una variedad de alimentos, mantén tus porciones muy pequeñas.
  • Actividades fuera de la rutina habitual. Uno de los motivos por el que las personas comen en exceso los fines de semana es porque están fuera de su rutina habitual. Esta temporada podría parecer un fin de semana que dura un mes, pero es poco probable que todas las comidas se vean afectadas. Trata de seguir tu rutina de alimentación habitual y también comprométete a seguir con tu rutina de ejercicio.
  • Estrés. La temporada de fiestas de fin de año es divertida, pero también es estresante. Si el estrés es uno de los factores detonantes que te conducen a comer en exceso, necesitarás encontrar otras formas de tranquilizarte. Dedica un tiempo para ti, evita comprometerte demasiado y asegúrate de apartar tiempo para la mejor medicina contra el estrés: hacer ejercicio. En vez de recurrir a la comida cuando te sientas estresado, toma una taza de té, llama a un amigo, sal a caminar o medita durante unos minutos.
  • Comidas estilo familiar. Cuando los alimentos se colocan sobre la mesa para que cada persona se sirva, como suele ser durante estas fiestas, es un llamado a comer de más. Servirse una segunda vez (y hasta una tercera) puede ocurrir sin darnos cuenta. Coloca los recipientes y platos de alimentos tentadores al extremo opuesto de la mesa para que no estén a tu alcance.
  • Servirse de un recipiente grande. De acuerdo con investigaciones sobre la psicología del comportamiento, nos servimos más alimentos de un recipiente grande que de uno pequeño. Los recipientes que se utilizan durante estas fiestas a menudo son enormes y la cantidad de alimentos es tanta, que por más que te sirvas, parece nunca acabar. Ten presente el tamaño de las porciones que debes comer y haz todo lo posible para mantenerlas.
  • Estar expuesto a comidas frecuentemente. ¿Alguna vez has notado que en las vacaciones de fin de año hay comida donde quiera que vayas? Desde golosinas en la cocina hasta canastas de regalos que llegan inesperadamente a tu puerta, estás expuesto a muchas más tentaciones durante esta época que en otras fechas. Si bien es difícil evitar estos bocadillos, puedes cambiar la forma en que respondes cuando los ves. En vez de dejar que tus impulsos tomen el control, detente y pregúntate: ¿estaba en mis planes comer esto? Si no lo tenías en tus planes, es simplemente un antojo, o normalmente no buscarías comerlo, probablemente no deberías.